Las carteras de cuero son las más resistentes y duraderas entre las que puedes encontrar en el mercado, pero saber cómo limpiar una cartera de piel es fundamental para que no sufran ningún tipo de desperfecto a lo largo del tiempo.

Al ser complementos que no se llevan habitualmente a la vista, son muchas las personas que no se esmeran en sus cuidados y mantenimiento, al contrario de lo que suele ocurrir con la ropa. Por este motivo, cuando queremos frenar el deterioro de nuestra cartera de piel, muchas veces ya es tarde.

Consejos para limpiar la piel correctamente

En primer lugar es importante que las carteras de piel que adquieras sean de la máxima calidad, como es el caso de las carteras Lucentu. Partiendo de esta premisa, puedes cuidar tu cartera de piel de una forma rápida, sencilla y fácil siguiendo los siguientes consejos.

En el día a día

Siempre que no sea necesario evita forzar la cartera de piel introduciendo objetos excesivamente grandes que puedan darla de sí. Aunque el cuero es un material muy maleable, si no tienes cuidado puede llegar a deformarse.

Por otro lado, procura no coger la cartera de piel si tus manos están sucias por algún tipo de elemento oleoso, podrías dejar unas marcas muy difíciles de quitar.

La frecuencia de la limpieza de una cartera de piel

Todo depende del uso que le estés dando a la cartera. No es lo mismo utilizarla en un trabajo de oficina que en uno más de calle, como es el caso del de los comerciales, en los que su uso es mucho mayor.

Sea como sea, y por norma general, se recomienda limpiar la cartera de piel cada 2 o 3 meses.

Evita productos aceitosos o excesivamente agresivos

Muchas personas tienen la creencia de que los aceites embellecen el cuero, ya que momentáneamente los deja relucientes y brillantes. No es una buena idea. A medio y largo plazo pueden provocar manchas y estropear el cuero permanentemente. De igual forma no es aconsejable utilizar sprays de colores o betún para limpiar el cuero.

Por su parte, los desengrasantes agresivos pueden dejar un aspecto ajado a la piel, así que mantenlos alejados de tu cartera.

Cómo se limpia la piel de una cartera

No todo el mundo sabe cómo limpiar piel, aunque es algo muy sencillo. Lo ideal es realizar la limpieza con productos nada agresivos y que son habituales en la mayoría de hogares: agua mineral, un trapo seco triple y champú para niños (es el menos agresivo, pero si no se tiene puede hacerse también con un champú para adultos).

Puede sorprenderte que sea preferible el agua mineral para limpiar la piel, pero tiene su explicación: el agua corriente que sale de nuestros grifos casi siempre tiene algo de cloro, y este elemento es bastante perjudicial para el cuero.

Pero, ¿cómo limpiar la piel con estos productos? Muy sencillo. Humedece un trapo con champú y pásalo suavemente por la cartera. Cuando termines, repite la operación, pero esta vez con agua en lugar de champú.

Para finalizar, pasa un trapo seco por la superficie para evitar que quede ningún resto de jabón o de agua.

También es muy recomendable adquirir un spray específico y rociar la cartera de piel hasta que quede brillante.

 

Como ves, el mantenimiento de una cartera de piel es sencillísimo, y se realiza con productos con los que todos contamos en nuestros hogares. Prestar un poco de atención a tu cartera cada 2 o 3 meses hará que te dure toda la vida.