Las ventajas de los bolsos y carteras de cuero son evidentes: siempre están de moda, es un material orgánico y biodegradable, no provoca ningún tipo de alergia, combina con todo, es flexible y, cuidándolo bien, puede durar toda la vida. Uno de los mejores cuidados es teñir cuero, algo para lo que hay diferentes trucos. 

Cómo se tiñe el cuero

Si quieres saber cómo teñir cuero, debes tener en cuenta que hay diferentes formas de hacerlo.

Usar tintes para cuero comerciales

En primer lugar debes elegir el tinte para cuero adecuado. En los productos preparados, se suelen incluir junto al propio tinte una solución preparatoria para el cuero y un acabado (un abrillantador, por ejemplo). Escoge el que más te convenga. Una vez elegido, sigue los siguientes pasos para teñir el cuero:

  • Coloca una cinta en las zonas que no quieras que se tiñan: por ejemplo, en piezas de metal o hebillas.
  • Tiñe el cuero en un lugar con buena ventilación: inhalar los vapores de tintes y soluciones puede ser peligroso para la salud. Si lo haces en exteriores, procura que no le dé luz solar directa. La temperatura debe superar los 15 ºC.
  • Cubre la superficie donde trabajes para que no se manche y protégete las manos: usa guantes de nitrilo o látex y cubre el lugar de trabajo con una cubierta plástica.
  • Aplica la solución para cuero: frota con un paño limpio para que el tinte penetre en el material de una forma uniforme.
  • Moja el cuero: utiliza un spray para humedecer su superficie, pero sin llegar a empaparlo.
  • Aplica la primera capa: comienza a teñir el cuero con un pincel por los bordes. Para el resto utiliza un aplicador de lana o una esponja.
  • Aplica más capas de tinte: cuando se seque la primera capa, aplica otra. Repite el mismo proceso hasta que tu bolso o cartera tenga el color que deseas. Habitualmente se requieren entre 3 y 6 capas.
  • Deja secar el cuero por completo: al menos durante un día. Para evitar que se ponga rígido es aconsejable doblarlo de vez en cuando.
  • Pule con un paño limpio el cuero y aplícale un abrillantador: esto eliminará cualquier residuo del tinte y el cuero quedará lustroso y brillante.

Usar vinagre y óxido para teñir de negro

Otra forma de teñir cuero es utilizar vinagre y óxido. Es un antiguo truco, fácil y económico. Debes seguir los siguientes pasos:

  • Escoge una fuente de óxido: pueden ser virutas de hierro, clavos de hierro sin recubrimientos o cualquier material oxidable.
  • Pon el vinagre a calentar: puedes utilizar un litro de vinagre de manzana o blanco.
  • Coloca el metal escogido en el vinagre: de esta forma se formará acetato férrico, una sustancia que reacciona con los taninos para que el cuero se tiña.
  • Conserva la sustancia resultante en un contenedor: hazlo en un área ventilada y cálida, al menos durante una semana. La mezcla estará preparada cuando se haya disipado el olor a vinagre y se haya disuelto el hierro.
  • Filtra el líquido: hazlo a través de filtros de café o toallas de papel hasta que todos los elementos sólidos hayan desaparecido.
  • Remoja el cuero en una infusión extrafuerte de té negro: procura que el té esté frío. De esta forma evitarás que aparezcan grietas en el cuero.
  • Remoja el cuero durante media hora en el tinte: aunque en un principio el color sea azul o gris, durante el proceso se volverá negro.
  • Utiliza una solución de bicarbonato de sodio para neutralizar el cuero: mezcla un litro de agua con 3 cucharadas de bicarbonato de sodio, empapa el cuero y enjuágalo con agua bien limpia. Esto evitará que el cuero pueda desintegrarse.
  • Utiliza grasa para acondicionar el cuero: posiblemente necesitarás un par de capas.

Existen otros trucos para teñir cuero, como el uso de aceite de visón, pero con las dos formas que te hemos indicado te asegurarás de que tu cartera o bolso esté tan reluciente que parezca recién comprado.